jueves, 3 de junio de 2010

Nuestro arzobispo mártir Monseñor Romero

Escrito por Dagoberto Henríquez S.
Jueves, 25 marzo 2010 00:00

En mi parroquia escuché ayer en la mañana, con profunda devoción, las palabras del sacerdote alusivas a la vida, obra y martirio de nuestro excelso arzobispo Monseñor Óscar Arnulfo Romero, asesinado vilmente hace 30 años. Esa remembranza hizo que mi mente recordara la terrible conmoción que con mi familia sentí aquella tarde del 24 de marzo de 1980 en que cuando Monseñor Romero impartía su santa palabra a la feligresía presente en la capilla del Hospital La Divina Providencia una bala le quitó la vida. Deseo felicitar a LA PRENSA GRÁFICA por la amplia cobertura informativa documental y orientadora que ha ofrecido a sus lectores sobre cuánto se ha avanzado en el proceso que se ha seguido ante la Santa Sede para su canonización. Y también hago propicio este momento para elevar mi humilde plegaria a Dios para que ilumine a quienes tienen en sus manos hacer llegar a buen fin esas gestiones y culminen con su beatificación y ungimiento, como santo de nuestra Iglesia Católica.