jueves, 3 de junio de 2010

El Presidente pide perdón por muerte

Antonio Soriano
Diario El Mundo

El presidente de la República, Mauricio Funes, develó ayer un mural en memoria de monseñor Óscar Arnulfo Romero, en el aeropuerto Internacional de Comalapa.

En el acto el mandatario, en nombre del Estado, pidió perdón por el asesinato del sacerdote, cometido el 24 de marzo de 1980 mientras oficiaba misa.

“En estas circunstancias y en mi calidad de Presidente de la República, pido perdón en nombre del Estado salvadoreño por ese magnicidio perpetrado hace 30 años”, expresó el mandatario frente a representantes de la iglesia católica, familiares de Romero, cuerpo diplomático y funcionarios del gobierno central.

Mientras el mandatario pedía perdón por el crimen, decenas de personas se congregaban frente a la tumba de Monseñor, en Catedral Metropolitana, para recordar a su guía espiritual.

Funes informó ayer que el gobierno ha aceptado la validez jurídica del informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el cual señala que escuadrones de la muerte dirigieron el asesinato de Monseñor, y que ese cuerpo estaba liderado por Roberto D’Aubuisson (fallecido), fundador de ARENA.

Sin resentimientos

El mandatario espera que el acto de reconocimiento sirva para olvidar los resentimientos. “Es mi mayor deseo que este acto que hoy realizamos, este acto de amor del pueblo salvadoreño al sacerdote que dio su vida por él, sirva para llevar consuelo y confianza en el futuro a todos y cada uno de nuestros ciudadanos y nos ayude a deshacernos, de una vez por todas, del resentimiento”, reflexionó.