martes, 22 de marzo de 2011

Sepulcro de Romero será visitado por Obama


Miércoles, 16 Marzo 2011

alt
El hecho de que un mandatario estadounidense visite la tumba de Monseñor Romero genera entre los salvadoreños aceptación, pero aun más expectación.  
Por Juan José  Dalton/Gloria Morán  
SAN SALVADOR - El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quien visitará a El Salvador entre los días 22 y 23 de marzo, rendirá un homenaje al asesinado Monseñor Óscar Arnulfo Romero, sepultado en la Catedral Metropolitana de San Salvador, confirmó hoy una fuente oficial salvadoreña. 
La noticia también fue emitida desde Washington por el asesor para las comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad, Ben Rhodes.
Barack Obama llega a El Salvador en el marco de la conmemoración del 31 aniversario del martirio de Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien fue asesinado el 24 de marzo de 1980, cuando era la voz más relevante y reivindicativa en defensa de los pobres y los reprimidos.
Según investigaciones nacionales e internacionales, Romero fue asesinado por un francotirador contratado por escuadrones de la muerte de ultraderecha, que obedecían las órdenes del mayor de inteligencia Roberto DAubuisson, fundador del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).  
Romero era Arzobispo cuando fue asesinado. Él era un ferviente defensor de los derechos humanos y unas de sus últimas acciones fue exigirle a Washington que no enviara armas ni apoyo a la dictadura represiva que había en El Salvador en los años 80.  
A la expectativa por visita 
Según Dagoberto Gutiérrez, secretario general del Movimiento por la Democracia Participativa (MDP), Obama llega en una fecha “tensa”, que es la conmemoración del asesinato de Monseñor Romero, dado que él acusa a Estados Unidos de haber entrenado a los escuadrones de la muerte que asesinaron al religioso el 24 de marzo de 1980.
“Ellos entrenaron a todos esos tiradores. Buena fecha para una visita imperial, porque se relaciona a una fecha popular, el asesinato del más valiente de nosotros, el más universal de nosotros. Hay tres salvadoreños universales monseñor Romero, Roque Dalton y Farabundo Martí”, dijo Gutiérrez. 
De igual forma, para Benjamín Cuellar, del Instituto de  Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (IDHUCA), Monseñor Romero  ya no le pertenece a El Salvador,  es una figura universal que representa a las víctimas de todo el mundo.
“Estoy  de acuerdo que (Obama) visite al salvadoreño universal, pero eso debe ir acompañado de otras cosas que también dignifiquen la realidad de esas víctimas”, dijo Cuellar, enfatizando en la necesidad de que este acto no solo sea protocolario si no que trascienda hacia la dignificación de las personas asesinadas durante el conflicto y antes por los cuerpos represivos.
Para Ana Julia Escalante, subdirectora de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la visita del presidente estadounidense genera una especie de incertidumbre por la necesidad de conocer la finalidad, la trascendencia real de que Obama llegue a la tumba del Arzobispo Romero.
También dijo que la acción puede ser una forma de reparación, y que de alguna forma la visita, si se hace con una disposición de presentar respeto, será una buena señal de reivindicación de las víctimas del conflicto armado.
“Este simple gesto marcará acto de reconciliación entre el pasado y el presente, entre una tradición de intervencionismo militar y un nuevo legado de paz.  Su cortesía hacia la tradición pacificista salvadoreña llena nuestro territorio de esperanza”, expresó Rafael Lara, escritor y académico salvadoreño.  
Sin embargo el empresario José  Simán no lo ve como un paso de reivindicación sino como una muestra de respeto al pueblo salvadoreño. Ya que reconoce la importancia del Arzobispo.  “Debemos respeto por una sencilla razón, pertenece a todos los salvadoreños y lo que está haciendo (Obama) es rendirle respeto a la figura pública de Monseñor”, enfatizó.
El politólogo salvadoreño, Óscar Fernández, aseguró que le parece acertada la visita al sepulcro de Monseñor Romero, ya que él fue un defensor de los derechos del pueblo. Asimismo, lo comparó con el activista en pro de los derechos civiles Martin Luther King, de quien Obama dice ser un seguidor y admirador por su lucha.
“Ojala y propusiera a Monseñor Romero para un Premio Nobel de la Paz post mortem”, externó el politólogo.
Para el diputado de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), Nelson Guardado, este es un hecho sin precedentes y debe agradecérsele a Obama por reconocer a parte de las personas que han hecho algo por El Salvador.
Por su parte, y en un tono radicalmente distinto y quitando importancia al acto de Obama, el diputado arenero Donato Vaquerano aseguró que es “una visita que buena que la realicen, pero hay temas mucho más sustantivos”, refiriéndose a la temática de la inseguridad, economía, entre otras.