martes, 22 de marzo de 2011

Obama rendirá tributo a monseñor Romero en víspera del aniversario de su asesinato

El arzobispo asesinado el 24 de marzo de 1980 es un héroe para mucha gente en toda América, valoró este miércoles Ben Rhodes, consejero de seguridad nacional adjunto para comunicaciones estratégicas de la Casa Blanca, al revelar la agenda de la visita del presidente de Estados Unidos a El Salvador los días 22 y 23.
AP / El Faro
elfaro.net / Publicado el 16 de Marzo de 2011
Washington, marzo 16. La gira que el presidente Barack Obama iniciará el sábado por Brasil, Chile y El Salvador busca restaurar la influencia estadounidense en la región, dijo el miércoles la Casa Blanca.
El asesor presidencial para el hemisferio occidental Dan Restrepo dijo ante periodistas que la popularidad de Obama en la región ha aumentado y que el espacio de aquellos, como el presidente Hugo Chávez, "que buscan ganarse la vida políticamente con un sentimiento antiestadounidense se ha reducido significativamente en los últimos dos años".
El subsecretario de Estado para el hemisferio occidental Arturo Valenzuela dijo durante una conferencia que ahora "vemos bastante menos polarización y bastante más voluntad de lograr consenso en las Américas" que en años recientes.
El consejero asistente de Seguridad Nacional, Ben Rhodes, explicó que la nueva dinámica en la región es que "no estamos enfrascados en el mismo debate sobre eventos que ocurrieron hace décadas, una mentalidad de guerra fría".
"Creemos que es imperativo para Estados Unidos no desvincularse de la región, porque desvincularse tiene un costo", agregó Rhodes. "Cuando nos desvinculamos, sufre nuestra capacidad de lograr alianzas que sirvan a nuestros intereses. Es de gran interés para Estados Unidos demostrar que estamos comprometidos con la región".
Además de ofrecer conferencias de prensa junto a los tres mandatarios anfitriones, Obama pronunciará el sábado en Brasilia un discurso ante empresarios sobre el potencial de crecimiento en la relación bilateral, y el domingo dirá otro discurso desde Río de Janeiro dirigido al pueblo brasileño.
En Santiago presentará en detalle la política estadounidense hacia América Latina en un discurso dirigido a toda la región, mientras que en El Salvador conversará sobre cooperación para el desarrollo, combate al crimen organizado y la necesidad de una reforma migratoria en Estados Unidos. Antes de volver a Estados Unidos, rendirá homenaje al asesinado arzobispo Óscar Arnulfo Romero, en la catedral de San Salvador y visitará ruinas mayas.
Sobre Romero, Rhodes hizo una valoración a modo de explicación de por qué Obama le rendirá tributo: "Monseñor Romero es un héroe para mucha gente en las Américas".
El anuncio de la visita a la tumba de Romero provocó la celebración del gobierno salvadoreño. "Recibimos con beneplácito el anuncio, porque monseñor Romero es una figura universal", dijo el canciller Hugo Martínez.
De acuerdo con la Casa Blanca, la gira subraya la profunda asociación entre Estados Unidos y Latinoamérica, particularmente en términos económicos. Los asesores de Obama han promovido la creación de empleo en los Estados Unidos como un beneficio de los crecientes vínculos con la región.
Expertos del Consejo de las Américas en Nueva York dijeron el miércoles que Estados Unidos necesita la ayuda de una Latinoamérica cada vez más competitiva para salir del pozo económico en el que se encuentra. Por ese motivo, dijeron, Obama no puede desperdiciar la oportunidad que este viaje representa para impulsar el sector energético y comercial.
"Este es un viaje en que Estados Unidos ya no va a dictar las pautas. Representa un cambio de dinámica", dijo Christopher Sabatini, director de Políticas de la Sociedad durante una reunión con periodistas.
La imagen paternalista hacia Latinoamérica es cosa del pasado y ahora Estados Unidos ha de reforzar su competitividad ante países como China y Canadá, que se apresuran para hacer negocios con Latinoamérica en el sector tecnológico o de las energías limpias. Cientos de miles de puestos de trabajo en Estados Unidos han sido creados gracias a las exportaciones estadounidenses a Brasil, dijo Susan Segal, presidenta de la institución.