viernes, 25 de marzo de 2011

Obama le encendió una vela a Romero

Miércoles 23 de Marzo de 2011 02:17

El arzobispo de san salvador recibió al presidente de estados unidos y le mostró la catedral. Obama visitó la tumba de monseñor romero. el arzobispo le regaló el libro sobre la vida de monseñor romero.

Antonio Soriano

“¿Por dónde va a entrar el Presidente (Barack Obama)?”, fue lo primero que preguntó, ayer, el presidente de la República, Mauricio Funes cuando llegó a la Catedral de San Salvador.

Cuando el reloj marcaba las 6:25, un grupo del personal de seguridad del presidente de Estados Unidos, ingresó al templo. Fue la señal que Obama estaba a punto de arribar a la Catedral Metropolitana. Justamente a las 6:28 p.m., y luciendo un traje oscuro, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recorrió, ayer, los pasillos de Catedral de San Salvador y fue a visitar la cripta en donde está Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

La visita se hizo dos días antes del 31 aniversario del asesinato del prelado.


Obama fue acompañado por el presidente de la República, Mauricio Funes. Fue recibido por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, quien le entregó el libro sobre la Vida de Monseñor Romero, que escribió el padre Jesús Delgado.

El recuerdo fue empastado con cuero color café oscuro, y se le imprimieron letras doradas. También tiene el rostro de Romero en el centro.

Obama escuchó con atención las explicaciones de Escobar Alas sobre la construcción de Catedral. Sus gestos fueron de admiración, y vio muchos detalles de la obra.

En Catedral, el arzobispo le contó que desde 1998 el cuerpo de Romero se encuentra en la cripta del templo.

Posteriormente, Obama fue conducido al sótano donde se encuentra una cripta en la que reposan los restos de Romero. Ahí, tanto Obama como Funes encendieron, cada uno, una vela en señal de respeto y oración por Romero.

Por su parte, el mandatario salvadoreño le hizo entrega a Obama de una copia de un mural que se encuentra en el aeropuerto internacional de El Salvador y que fue dedicado al jerarca católico.

El gobernante se movilizó bajo un estricto esquema de seguridad hasta el centro capitalino, que permanecía custodiado por soldados y policías. Las personas no tenían acceso, por lo menos en unas cuatro cuadras a la redonda. Algunas personas se concentraron en los alrededores con la esperanza de verlo.

“¡Queremos verlo!”, gritó una persona en las afueras de Catedral cuando comenzaron a mover los carros que prestaron seguridad a Obama.

En un principio se esperaba que el jefe de la Casa Blanca visitara la cripta de Romero este miércoles, pero decidió adelantar esta actividad después de que recortara unas horas su visita a El Salvador.