martes, 22 de marzo de 2011

“La navidad es la luz para luchar por la dignidad humana”: Monseñor Romero

Lunes, 20 de Diciembre de 2010

El sacerdote Antonio Rodríguez celebra misa en la Cripta de Catedral Metropolitana.

Alma Vilches
Redacción Diario Co Latino

Luchar por el cumplimiento de los derechos humanos, la libertad y la dignidad de los más desprotegidos, fue el mensaje principal de la eucaristía dominical, celebrada por el sacerdote Antonio Rodríguez, en la Cripta de Catedral Metropolitana.

El padre Rodríguez hizo un llamado a trabajar por el bien común y la paz, ya que en los diferentes estratos de la sociedad se registran acciones que generan violencia, provocando un elevado índice de delincuencia e inseguridad.

“La sociedad salvadoreña debe tener presente a Dios en cada momento, sobre todo cuando la economía fracasa, al igual que los planes de seguridad no rinden los frutos deseados, la única solución es Jesús que nace en un pesebre, pero debe nacer también en el corazón de cada ser
humano”, agregó.

 Dijo que es responsabilidad de cada uno preocuparse por los que tienen hambre, que no tienen acceso a una educación o sufren la marginación de quienes de una forma injusta no cumplen los elementales derechos humanos de los demás.

 Durante la celebración se enfatizó sobre el mensaje de Moseñor Romero, quien expresó que las consecuencias del pecado son toda clase de injusticias y atropellos en contra de los más pobres del país.

 “Todo aquel que se sienta pecador, que se sienta que sus pecados son imperdonables, que tiene las manos sangrientas por haber matado, por haber disparado, aquel que ha torturado, ha hecho maldades o ejercido cualquier tipo de violencia, está llamado al perdón, sobre todo, en este tiempo de navidad”, dijo Monseñor Romero, en la homilía del 18 de diciembre de 1977.

 En ese momento, el obispo mártir afirmó, que de nada servirían leyes y estructuras mientras los hombres no se renuevan por dentro, arrepintiéndose de sus pecados y tratando de vivir más justamente, “sólo así tiene sentido trabajar por una liberación de la violencia, basada en la justicia y la paz”.

 Según el padre Rodríguez el mensaje de Monseñor Romero sigue vigente muchos años después, pues es importante aplicar la justicia social,  donde el Gobierno se preocupe por los sectores de menores recursos, particularmente de las áreas rurales donde carecen de los servicios básicos y prestaciones adecuadas, como salud, educación, vivienda, entre otros.