miércoles, 4 de agosto de 2010

Monseñor Romero ha perdonado a quienes quisieron acallar su voz


Escrito por: Alex Guevara
Jueves, 25 de Marzo de 2010
Diario Co Latino | www.diariocolatino.com

Al oír los primeros disparos, todos nos separamos, corriendo sin rumbo; yo corrí hacia el costado oriente del que era el banco Hipotecario, de repente, alguien me agarró del cuello y dijo. ¿Para dónde vas guerrillero hijueputa? Caí al suelo y su bota se apoyó en mi cuello y una vez más, sentí lo helado de un fusil en mi cabeza. Tenía trece años de edad…

Este sábado 20 de marzo estuve recordando ese momento, se celebró una misa en honor a Monseñor Romero. Monseñor Urioste se sintió mal cuando al saludar al alcalde Norman Quijano la gente le abucheó como a alguien no grato, y dijo, Monseñor Romero les estuviera diciendo que aun no han aprendido a ser verdaderos cristianos. Y yo pensé. O quizás estuviera diciendo EL QUE ESTÁ EN CONFLICTO CON MI PUEBLO, ESTÁ EN CONFLICTO CONMIGO. Como lo dijo en vida.

No me cabe la menor duda de que Monseñor Romero ha perdonado a quienes quisieron acallar su voz arrebatando su presencia física y que nuestra necesidad de estar cada vez más cerca de él, sugiere seguir su ejemplo. Pero también estoy seguro de que HA RESUCITADO EN SU PUEBLO ya que esa fue su profecía.

Por lo tanto, el que se abuchee a un personaje que quiso nombrar hijo meritísimo de El Salvador al que le hizo daño a este pueblo no nos quita calidad de cristianos.

Son más las personas no gratas para este sufrido pueblo, porque nos han querido someter a sus orgullos y no quieren ceder ni un milímetro en la idea de igualdad y bienestar para todos, porque nos mantienen amenazados que nos quitarán nuestros trabajos y nos hacen trabajar más sin pagarnos horas extras, porque han creado división en los pobres para ganar su batalla, la batalla de la avaricia, la mentira y la impunidad.

Debo sentirme feliz al saber que Monseñor Romero manifestó tener una opción preferencial por los pobres, pues soy uno de ellos.

Pero, también, me obligó a decirle a quienes han manifestado públicamente su admiración al profeta y quieren tomarle como referente en su vida cristiana y en sus actos, que si Monseñor Romero estuviese físicamente presente repitiera esta frase: UN CRISTIANO QUE DEFIENDE POSICIONES INJUSTAS, YA NO ES CRISTIANO.