miércoles, 2 de junio de 2010

Visita de Andrea Riccardi en el trigésimo aniversario de la muerte de Msg. Romero.

San Salvador: en el trigésimo aniversario de la muerte de mons. Romero, las Comunidades de Sant'Egidio de El Salvador y de Centroamérica, que en estos días reciben la visita de Andrea Riccardi, se han reunido en la iglesia del Hospitalito, donde el obispo mártir fue asesinado mientra celebraba la liturgia.

En el trigésimo aniversario de la muerte de mons. Romero, la Comunidad de Sant'Egidio de El Salvador y de Centroamérica, que en estos días ha recibido la visita de Andrea Riccardi, se reunió en la iglesia del Hospitalito, el lugar donde el obispo mártir fue asesinado mientras celebraba la liturgia.

En la oración había varios cientos de personas, muchos de ellos pobres, con los que la Comunidad durante estos últimos años ha tejido un lazo de amistad y de solidaridad.
Alrededor de la memoria de mons. Romero se ha reunido toda la gran familia de Sant'Egidio: estaban presentes muchos jóvenes y ancianos. También muchos niños, provenientes de los barrios golpeados por la violencia de las maras, como Apopa, el barrio de William Quijano, el joven de la Comunidad asesinado hace pocos meses, la familia del cual ha participado en la oración. Otros llegaron de más lejos: de Herradura, una de las zonas más pobres de El Salvador, donde la Comunidad está presente desde el año 1999, cuando fue golpeada por el huracán Mitch; de Chanmico y de San Martin, de Cojutepeque, donde la solidaridad de la Comunidad ha hecho posible la reconstrucción de algunas decenas de casas.

Dirigiéndose a los presentes, Andrea Riccardi dijo: "Romero fue herido de muerte en este lugar...todos llevamos en nuestra vida algunas heridas, por la pobreza, por la debilidad de la ancianidad, por la enfermedad... pero con el amor estas heridas se pueden curar y nosotros hoy sentimos que somos sanados por el amor y el testimonio de Mons. Romero, que habla hoy todavía hoy entre nosotros..."

Al finalizar la oración, en un clima de profunda emoción, todos los presentes han depositado una rosa a los pies del altar en el que cayó herido de muerte el obispo Romero.

Una delegación se ha dirigido, junto a Andrea Riccardi, a depositar una corona de flores sobre la tumba de mons. Romero, en la cripta de la Catedral de San Salvador.

Durante su visita a El Salvador, Andrea Riccardi, junto a una delegación, se ha reunido con el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y la Primera Dama y ministra de Inclusión Social, la señora Vanda Pignato.
Durante el encuentro, el presidente expresó su admiración por el trabajo de la Comunidad, que pudo conocer directamente en ocasión del almuerzo con los pobres organizado por la Comunidad en la Navidad 2009, en el que participó.
También se habló de la situación y de las necesidades de los pobres del país.