jueves, 3 de junio de 2010

Funes pide perdón a la familia y a la Iglesia

El pintor Rafael Varela explica al presidente Funes, su esposa e invitados, el mural que pintó en honor de monseñor Romero en el Aeropuerto Internacional. FOTO EDH / Leonardo González
Mirella Cáceres
Miércoles, 24 de Marzo de 2010


"En nombre del Estado salvadoreño, como Presidente de la República, reconozco que el entonces Arzobispo de El Salvador, Óscar Arnulfo Romero Galdámez, el 24 de marzo de 1980, fue víctima de la violencia ilegal que perpetró un escuadrón de la muerte", declaró ayer el presidente Mauricio Funes antes de develar un mural alegórico al religioso asesinado, en el Aeropuerto Internacional, en Comalapa.
El mandatario justificó su petición en que el Estado toleró la existencia de esos grupos armados y no promovió que se investigara el hecho. "Hasta el momento el asesinato ha quedado impune, pues por eso es que he pedido perdón", enfatizó.
En primer lugar, la petición la dirigió a la familia de Romero y le declaró su "respaldo incondicional en su lucha por el esclarecimiento de la verdad".

Pero la petición también se extendió al pueblo salvadoreño, del que, dijo, es "su heredero, custodio de su prédica y sus enseñanzas", así como a la Iglesia Católica "salvadoreña y universal", que tiene en él "uno de sus más ejemplares pastores".
Por su parte, el hermano de monseñor Romero, Gaspar Romero, dijo: "Acepto con humildad, con mucho honor y mucha gratitud, el pedido de perdón. Es un acontecimiento que no lo esperábamos", añadió.

Monseñor Ricardo Urioste, en nombre de los católicos, agradeció el gesto y recordó a Romero como "el más grande patriota que ha tenido este país".
Funes reiteró lo dicho el 16 de enero en la conmemoración de la firma de la paz, cuando pidió perdón por la participación de agentes estatales, en las "aberrantes violaciones de los derechos humanos durante el conflicto armado". Además de comprometerse nuevamente a colaborar con la justicia nacional e internacional para esclarecer los crímenes.

Pero al preguntarle a Funes si impulsará la derogatoria de la Ley de Amnistía, dijo que ya la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional su aplicación a violaciones graves a los derechos humanos, a la vez que dijo que esa normativa no impide investigar, por ejemplo, la muerte de Romero. Exhortó a las organizaciones de derechos humanos que dejen de pedirle que promueva la derogatoria.
"Vayan a preguntarle al Fiscal por qué no abre un expediente en ese caso y a los órganos jurisdiccionales... y pregunten a los diputados si piensan derogarlos o no, pero no le carguen únicamente al Ejecutivo una presión inmerecida", se defendió el Presidente.