jueves, 22 de marzo de 2012

Jornada conmemorativa a Monseñor Romero en la UES


Estudiantes de la Universidad de El Salvador asisten a una jornada en conmemoración de los 32 años del martirio de Monseñor Romero.


Oscar Letona
Redacción Diario Co Latino

La Secretaría de Proyección Social de la Universidad de El Salvador inauguró este miércoles la “jornada conmemorativa de 32 años del martirologio de Monseñor Oscar Arnulfo Romero”, que tendrá lugar por tres días y pretende recordar su trayectoria.

La inauguración contó con la participación del Rector de la UES, Mario Roberto Nieto, quien destacó la importancia de la actividad y de cómo la palabra de Monseñor Romero ha calado, tres décadas después de su crimen, en esta sociedad y profundizar en las nuevas generaciones.


“La realización de este evento es importante ya que la mayoría, por no decir el 100% de los jóvenes que se encuentra en esta actividad no conocieron la labor de Monseñor y es importante que lo hagan para que tengan conocimiento de la historia nacional”, recalcó el rector.

Las actividades se desarrollarán desde hoy hasta el viernes, en las instalaciones del Cine Teatro y en la Plaza de la Cultura de la UES, y comprenden foros, charlas, exposiciones fotográficas y documentales sobre la vida, obra de Monseñor Romero.

La actividad central está programada para este jueves a la 10 de la mañana, cuando se desarrolle el foro sobre Monseñor Romero, en el cual participará como ponente Gaspar Romero, hermano del religioso.

Monseñor Romero fue asesinado por Escuadrones de la Muerte, el 24 de marzo de 1980, cuando oficiaba una misa en la capilla del Hospitalito La Divina Providencia, en la colonia Miramonte.

De este hecho se responsabilizó al fundador del partido de derecha ARENA, Roberto d’Aubuisson, que según el Informe de la Comisión de la Verdad habría sido el que ordenó el magnicidio.

Diario Co Latino publicó el 9  de septiembre de 2011, que el autor material, quien disparó contra Monseñor Romero, fue un ex sargento de la extinta Guardia Nacional, que formaba parte del equipo de seguridad del Expresidente Arturo Armando Molina, identificado como Marino Samayoa Acosta.
Los organizadores destacaron la importancia de preservar cada año la memoria y obra de Monseñor Romero, quién a pesar de haber desaparecido físicamente, su palabra perdura en la sociedad salvadoreña y fuera de sus fronteras.